Asamblea Pastoral Juvenil “Con los ojos fijos en Jesús”

En la Ex Casa de Formación y Sede Provincial se realizó la Asamblea de Pastoral Juvenil los días sábado 11 y domingo 12 de Abril.

Participaron unos 28 asistentes, entre coordinadores de la Pastoral Secundaria de los colegios, Hermanos y miembros de las distintas comunidades juveniles SaFa de Santa Lucía, Escuti, Tandil, Buenos Aires, San Antonio y del colegio Gabriel Taborin. También estuvieron presentes en la mañana de inicio, la Sra. María del Carmen Mauro, presidente de la ASF y el Hno Mamerto representando al consejo Provincial.

“Con los ojos fijos en Jesús” fue el lema guía e inspirador, para el análisis de la realidad y el abordaje de “la cuestión vocacional en la pastoral juvenil”. También en Asamblea se designó el nuevo Equipo de Pastoral Juvenil que aún debe ser ratificado por el Consejo Provincial y se delinearon líneas de acción para el próximo Equipo.

 

Saludo del Hno. Provincial a la Asamblea Pastoral Juvenil

Tandil, 11 de abril de 2015

 

“Queridos coordinadores del Equipo de Pastoral Juvenil,

Hno. Gastón, Vane y Duni

y delegados a la Asamblea de Pastoral Juvenil:

 

Con gusto los hubiera acompañado en esta Asamblea de Pastoral Juvenil. Otros compromisos provinciales me impide hacerlo como hubiera sido mi deseo. Igualmente quiero hacerme presente con mi saludo, mi promesa de acompañamiento en la oración y algunas reflexiones. El Hno. José Mamerto, consejero provincial y del Equipo de Animación Vocacional representará al Consejo.

En los momentos especiales de oración con que los acompañaré a la distancia quiero pedir para que, como dice la convocatoria para esta Asamblea, la misma “sea un espacio de encuentro y oración para “mirar en profundidad” la realidad de nuestra Pastoral Juvenil, problematizarla, proyectar y rezar juntos a partir de lo que el Espíritu nos suscite”.

Quiero pedir por cada uno de ustedes, por sus ideales, sus proyectos y por el camino de la Pastoral Juvenil que lleva a que los jóvenes de nuestras comunidades descubran el proyecto de amor que Dios tiene sobre cada uno de ellos.

Jesús Resucitado sigue siendo la gran buena noticia para la humanidad y para cada uno de nosotros en particular. Descubrirlo y darle nuestro sí libre y generoso es prenda de felicidad. Como a las mujeres y los apóstoles a veces: nos cuesta creer en El. Que el Señor Resucitado aumente nuestra fe!

En este Año de la Vida Consagrada nos corresponde como familia carismática hacer memoria agradecida del pasado, redescubir la “chispa inspiradora” que marcó al Hno. Gabriel fundador, y a los primeros hermanos y caminar decididamente como profetas de la esperanza anunciando a Jesús Resucitado, en misión compartida, como buena noticia para las antiguas y nuevas pobrezas de nuestra sociedad.

La oración, decía el Hno. Gabriel, ha sido uno de los pilares de la Congregación y será siempre una de las columnas más fuertes para mantenerlo. En el último Capítulo Provincial de marzo 2014 en el que algunos de Vds habrá participado, nos propusimos crecer como discípulos, como “adoradores en espíritu y en verdad” inspirándonos en la frase del Hno. Amadeo sobre el Hno. Gabriel “Es al amor que el piadoso Hermano Gabriel tuvo a Jesús Hostia, a lo que se debe la creación de nuestro Instituto”. 

Como gesto se entregó a cada Comunidad un pequeño ostensorio en madera para favorecer los momentos de adoración en nuestras comunidades. Sobre esta base de encuentro personal con Jesús en la Palabra compartida y en la presencia eucarística queremos generar en la Provincia una “cultura vocacional”. La misma se apoya en tres claves fundamentales. 

La primera de ellas es la teología vocacional (mentalidad), que consiste en un conjunto de principios que dan sentido a la realización de la persona humana en relación con Dios y  la comunidad. De aquí se deriva  una 2ª clave: la  espiritualidad vocacional (sensibilidad), asumida como el conjunto de motivaciones que dan significado e impulso a la realización de la persona humana en relación con  Dios, con los hermanos y con la creación. Y finalmente para que estas convicciones se vuelvan opciones y desencadenen compromisos es necesaria la pedagogía vocacional (práctica, estilo de vida), entendida como el proceso educativo de la coherencia que permite que la teología y la sensibilidad se traduzcan en gestos consecuentes y compromiso en la vida diaria.

Que la misericordia del Señor nos acompañe y que Él sea en todo momento nuestra fuerza y alegría. Con fraterna estima en JMJ y el Hno. Gabriel”

Hno. Néstor, provincial