BIENVENIDO A

SAFA ESPERANZA

CARISMA

FAMILIA

MISIÓN

Enterate de

NUESTRAS NOVEDADES

EQUIPO DE ANIMACIÓN VOCACIONAL SAFA – Sector Argentina – OCTUBRE

EQUIPO DE ANIMACIÓN VOCACIONAL SAFA – Sector Argentina – OCTUBRE 150 150 Safa Esperanza

El día 10 de octubre se reunió el Equipo de Animación Vocacional SaFa del sector…

Mensaje del Animador General con motivo del MES DEL FUNDADOR

Mensaje del Animador General con motivo del MES DEL FUNDADOR 150 150 Safa Esperanza

Queridos Hermanos Os adjunto el Mensaje del Hermano Animador General con motivo de la celebración…

PASTORAL JUVENIL – SECTOR ARGENTINA

PASTORAL JUVENIL – SECTOR ARGENTINA 869 813 Safa Esperanza

¡Hola! ¿Cómo están? En este mes de octubre estuvimos concluyendo algunas propuestas que quisiéramos compartirles.…

PRIMERA PROFESIÓN HNO. FERNANDO PERERA

PRIMERA PROFESIÓN HNO. FERNANDO PERERA 1024 681 Safa Esperanza

El Domingo 1 de noviembre, Fiesta de Todos los Santos y aniversario de nacimiento del…

VISITE NUESTRO CALENDARIO DE ACTIVIDADES 2020

Te contamos sobre

NUESTRO INSTITUTO

El Instituto de los Hermanos de la Sagrada Familia, fundado en la diócesis de Belley por el Hermano Gabriel Taborin, es un Instituto religioso de Hermanos de carácter laical de derecho pontificio, aprobado el 28 de agosto de 1841…

CREAMOS.

La incorporación de seglares a las obras educativas y catequéticas del Instituto ha generado un proceso de corresponsabilidad en la misión y sentimiento de pertenencia a la institución en muchos de estos seglares. Los elementos distintivos del Instituto como son: los símbolos, las fiestas, los patronos, los lemas, el estilo de relación y gestión, el proyecto educativo, etc.

ENSEÑAMOS.

El Hno. Gabriel Taborin es el punto común de referencia en cuanto Fundador del Instituto, al que dio el nombre y puso bajo el patrocinio de la Sagrada Familia. Quienes comparten el carisma del Hno. Gabriel encuentran en la Sagrada Familia la inspiración para su vida y acción.

COMPARTIMOS.

La concepción de la Iglesia como Pueblo de Dios y la Iglesia comunión impulsadas por el Concilio Vaticano II han sido clave para el desarrollo de un proceso de valoración de cada una de las vocaciones y la complementariedad entre ellas, así como el compartir los carismas personales e institucionales.